Saltar al contenido

Esbozo del otro

Exposición Embustes y maravillas

El desconocimiento, la ignorancia, se suple a menudo con la fantasía. Y muy a menudo con la fantasía producto del miedo, del temor a lo que no se conoce. Basta con hacer un borrador, un perfil incompleto, un esbozo del otro. Y difundirlo como si fuera real, verdadero. Hay quien se lo cree. Siempre hubo crédulos dispuestos.

Ese relleno de las lagunas mentales con productos de la fantasía podría ser una característica — en siglos pasados, se entiende — de lo que yo llamaría “pereza colonial”: Desinterés por conocer la realidad a la que he acudido como conquistador para servirme y enriquecerme. Siempre y cuando se admita que el colonialismo tuviera un afán científico y no fuera una simple cuestión crematística.

El de Castilla en el Nuevo Mundo, por ejemplo, tuvo también su pretensión religiosa.

El imaginario ficticio

Lo que no tenía espíritu científico alguno era quedarse en el sillón de casa y ponerse a escribir ficciones con la pretensión de hacerlas pasar por verdaderas. Hoy en día estamos dispuestos a admitir al artista como fabulador, pero no se lo consentimos al científico.

Y tan falsa como sus escritos era la figura de Jean de Mandeville. Esos viajes inventados al amparo de su chimenea en los que describe seres extraordinarios son más propios de una serie de Netflix del siglo este que vivimos que producto de la observación empírica.

Imagen de la obra Libros y cosas de Gloria Martín Montaño
Libros y cosas de Gloria Martín Montaño. Foto: Santiago Pérez

En torno a su fantasma se ha montado la exposición Embustes y maravillas: representaciones inverosímiles de lo otro que puede verse en la Casa de Iberoamérica gracias a la reciente celebración en Cádiz del IX Congreso Internacional de la Lengua.

Ausencia de manatíes

La veintena de obras expuestas: esculturas, trabajos en vídeo, artes plásticas, vienen a ser otras tantas formas de explorar ese imaginario inventado que puebla las pesadillas del ser humano y que, en ocasiones, hay quien pretende encarnar en el extranjero, en el diferente, el desconocido. El otro.

La idea se comprende al contemplar en el vídeo Amnesia colonial (estupor) grabado por Claudia Claremi en la cabalgata de Reyes Magos de Alcoy. Cómo en la tradición también se camufla la representación irreal de quien no es cómo nosotros.

Otras obras quedan sujetas a la libre interpretación del visitante, si bien puede guiarse por el excelente texto introductorio que firma Joaquín Jesús Sánchez, comisario de la exposición, con todo lujo de detalles sobre las obras escogidas y el contexto cultural en el que apoyarse para mirarlas.

Echo en falta algún tópico inolvidable, como el de los manatíes que los españoles convirtieron en sirenas y, además, en la mejor excusa para comer carne en cuaresma, pensando que el animal era pescado y no carne.

El escritor peruano José Durand documentó el mito en los anales de los exploradores del siglo XVI y su posterior desmitificación que convirtió al fantástico animal en una maravilla de la naturaleza, que también hay maravillas en el mundo real.

Sería una buena idea montar en una ciudad marítima como Cádiz una exposición en torno al libro y las investigaciones del folclorista limeño. En otra ocasión.

¿Dónde y cuándo visitarla?

Exposición colectiva Embustes y maravillas: representaciones inverosímiles de ‘lo otro’
Casa de Iberoamérica (Hasta el 25 de junio)
Calle Concepción Arenal s/n
Lunes a viernes de 10:00 a 14:00 h. y de 18:00 a 21:00 h.
Sábados de 10:00 a 13:00 h.

Tú dirás

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.