Dignifica tu profesión

La comisión de Deontología del Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía ha difundido una nota dirigida a los periodistas con motivo de la celebración, hoy 3 de mayo, del Día Mundial de la Libertad de Prensa, con las siguientes ideas:

  • Que el ejercicio del periodismo es fundamental en democracia y que éste comprende derechos y deberes, libertad y responsabilidad.
  • Que el primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad, que jamás se puede publicar información falsa o engañosa, ni que responda a intereses comerciales, económicos e ideológicos o que omita informaciones esenciales para la narración de los hechos.
  • Que hay que distinguir siempre entre los hechos que se narran y lo que puedan ser opiniones. El periodismo necesita volver a lo básico: ver, escuchar, preguntar, contrastar y contar con honestidad lo que ocurre a nuestro alrededor.
  • Que el periodista tiene la obligación moral de defender los valores de la democracia, el respeto a la dignidad humana y, en consecuencia, debe oponerse al lenguaje del odio y proteger el derecho de los ciudadanos a estar informados.
  • Que en lo referente a la defensa de los valores democráticos, el periodista nunca puede ser neutral.

Pueden leer la nota completa aquí.

Es triste, pero es verdad, que este año tenemos que lamentar el asesinato, hace unos días, de dos periodistas españoles, David Beriáin y Roberto Fraile mientras trabajaban en Burkina Faso.

A propuesta de la Asociación de la prensa de Cádiz, muchos periodistas hemos difundido en las redes sociales una imagen con nuestro carné de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), carné que Beriáin llevaba consigo en el momento en el que lo mataron.

Imagen del carne de la FAPE
El ordenador en el que trabajo y mi carné de la FAPE. En el fondo, compañeras del colegio profesional que han colocado lazos negros en el monumento a la libertad de prensa que tenemos en Cádiz.

Yo también he participado. No solo por solidaridad con los compañeros asesinados y sus familiares y amigos. Es una manera de alzar la voz ante la creciente precariedad con la que los periodistas españoles tenemos que trabajar, dentro y fuera del país.

A menudo pienso que hay derechos, si no todos, que no pueden ser derechos pasivos sino activos, que nos demandan una actitud exigente para su cumplimiento. Son derechos cuya conquista costó la vida de muchas personas que creían en una sociedad libre y crítica con los abusos del poder. El derecho a la información es un derecho fundamental y la sociedad debe exigir a los periodistas —y nosotros a nosotros mismos— su cumplimiento.

Tú dirás

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.